Seleccionar página

Hay trabajos que son más exigentes que otros en materia de seguridad, sin embargo, desde todo punto de vista, se deben controlar aspectos como la higiene y la protección.

En el caso de los sectores de la construcción o mecánica, la prevención es básica para evitar cualquier tipo de accidente laboral. Por ello, este tipo de trabajos exige un equipamiento especial, con ropa y elementos de protección que se anticipen a cualquier posible riesgo.

Ropa laboral:  La ropa que utiliza el personal que trabaja en la industria, la mecánica, el metal o la construcción debe ser técnica y resistente. Las prendas deben cubrir de manera efectiva la piel y protegerla de posibles roces o fuentes de calor.

Este tipo de ropa permite la transpiración de la piel y no limita la movilidad del operario. El mono es siempre una opción cómoda, rápida y que garantiza la protección del trabajador.

Caretas de protección facial:  Nuestra vista es una de las partes más importantes a la hora de realizar la labor, pero también una de las áreas más sensibles del cuerpo humano. Por ello, no debemos olvidarnos bajo ninguna circunstancia de proteger nuestros ojos.

Las gafas son ideales para realizar cualquier trabajo de impacto del que se puedan desprender virutas de madera o partículas metálicas o plásticas. Aunque, dependiendo del trabajo que estés llevando a cabo, puedes elegir entre gafas, pantallas o bien visores filtrantes si la tarea a realizar es de soldadura.

Guantes: Los guantes son otro tipo de prenda de seguridad imprescindible en el trabajo. Las manos quedan muy expuestas a la hora de realizar trabajos manuales. Aunque eliminar el riesgo por completo es imposible, es necesario tomar todas las medidas de prevención a nuestro alcance para reducirlos al mínimo.

Los guantes nos protegerán los dedos y las manos de roces producidos por destornilladores y de las heridas causadas por introducir las extremidades en lugares de difícil acceso. Además, protegen la piel de agentes químicos y líquidos irritantes.

Calzado:  Cuando pensamos en calzado de seguridad, se nos suele venir a la cabeza la imagen de un calzado anti estético, pesado e incómodo. Pero, lo cierto es que con el tiempo y los avances tecnológicos podemos encontrar una gran variedad de modelos en el mercado.

El uso de un calzado adecuado es fundamental en trabajos relacionados con la industria, el motor, construcción y el sector del metal y la madera. El calzado de seguridad proporciona una gran protección contra impactos y evita fracturas de los huesos del pie en el caso de caídas de piezas. ¡Además evita los resbalones y favorece la transpiración!

EVITA trabajar con ropa de calle, ya que ésta no cumple con los requisitos mínimos de seguridad. En los trabajos que exigen actividad con herramientas, maquinaria pesada y objetos cortantes y punzantes cualquier protección es poca.

Y tú, ¿utilizas equipamiento de seguridad en tu trabajo? ¿cuál?