Seleccionar página

Cuando Google empezó  a diseñar el primer vehículo totalmente auto-conducción del mundo, su objetivo era un vehículo que podría asumir toda la carga de la conducción., transformar la movilidad de millones de personas y reducir el 94% de accidentes causados ??por error humano.

Actualmente, según su comunicado oficial en su blog, anuncian que este verano, algunos de los prototipos de vehículos que han creado, pasarán a la acción.

Estos vehículos llevarán conductores de seguridad a bordo y podrán circular a una velocidad máxima de 40 kilómetros hora,  en las carreteras de Mountain View, California, donde está la sede de su empresa.

California ya permite circular coches autónomos desde el pasado mes de septiembre, con la condición de solicitar antes un permiso específico.

 

Antes de lanzarse, han estado testado el prototipo con todo tipo de pruebas, haciéndolo circular 1,6 millones de kilómetros circulando por las carreteras.

 “Así que los nuevos prototipos ya tienen mucha experiencia para aprovechar, de hecho, es el equivalente a unos 75 años de experiencia en conducción de un conductor estadounidense”, dice Google.

 Este vehículo cuenta con: 

  • Un sensor láser escanea 360 grados alrededor del vehículo para detectar objetos.
  • Un procesador lee los datos y regula el comportamiento del vehículo.
  • Un radar mide la velocidad de los vehículos que lleva por delante.
  • Un sensor de orientación rastrea el movimiento del coche y su equilibrio.
  • Un sensor en la rueda detecta el número de rotaciones de esta, para ayudar a determinar la ubicación del coche.

 

Como medida preventiva, pues así lo obliga la normativa sobre circulación de California, estos vehículos incorporarán volante y pedales de freno y aceleración por si el conductor de seguridad de a bordo tiene que coger el mando.

 

Hablemos ahora sobre la seguridad de este tipo de vehículos.

Entre las conclusiones finales de un estudio sobre los coches sin conductor, realizado por las empresas de seguridad informática Mission Secure y Perrone Robotics  junto a la Universidad de Virginia y el Pentágono, se destaca que algunos de los elementos que componen esta nueva forma de conducción automática, pueden ser vulnerables de cara a los hackers, pudiendo estos hackear e interrumpir el sistema multi-sensor que llevan los vehículos autónomos.

Esto es un tema que preocupa mucho, y hasta se dice que Google han dedicado a un equipo de programadores para que intenten hackear el software de sus automóviles sin conductor y poder hacer frente al problema lo antes posible.

Os dejamos adjunto un vídeo de Google, donde se presenta su Google Car.